Calumnia: En la NKT se encubren muchos escándalos sexuales

Verdad: A pesar de que se han producido varios casos de mala conducta muy comentados, y en contra de lo que se ha publicado en varios foros, no se encubre nada. En cuanto sale a la luz un incumplimiento de disciplina moral y hay pruebas suficientes, siempre se han tomado medidas para retirar de sus puestos a los que han roto sus compromisos, de conformidad con lo que establece el voto de ordenación del celibato y el Reglamento interno.

Cada practicante ordenado es responsable de sus votos, pero la NKT también intenta ayudarles endureciendo el Reglamento interno y estableciendo medidas de protección en los centros de Dharma para reducir las posibilidades de que se produzcan conductas inapropiadas en el futuro.

La ruptura de los votos de ordenación no es un problema exclusivo de la NKT, es un gran problema que aqueja a cualquier tradición que cuente con una comunidad de monjes y monjas. Es un fenómeno universal, y hay muchos budistas occidentales famosos que han colgado los hábitos: Stephen Batchelor, Robert Thurman, etc. Por desgracia, y debido a la dificultad que existe en la actualidad de mantener la disciplina moral y de evitar el apego, es natural que se produzca cierto desgaste en toda comunidad de practicantes ordenados.

Los números facilitados por el secretario de la NKT revelan que no se han producido más rupturas de los votos de ordenación en 2006 y 2007 que en 2005 y años anteriores. A fecha de junio de 2008 hay alrededor de setecientos monjes y monjas en la NKT. Sin embargo, en los dos últimos años se han producido varios ejemplos muy comentados de relaciones sexuales inapropiadas por parte de destacados miembros de la tradición que los foros y chats budistas como New Kadampa Survivors han difundido a los cuatro vientos. Como resultado, se han resentido la fe y la confianza de muchos practicantes tanto en los maestros en particular como en la tradición en general.

Para evitar los engaños y encubrimientos, el Reglamento interno anima a los miembros a intervenir. Según establece el punto 7.3, “Destitución del director espiritual general, del subdirector espiritual o de los directores espirituales nacionales”, los miembros tienen autoridad para destituir a las personas que ocupan estos cargos si rompen sus votos de ordenación (entre otras causas):

“Si los miembros ignoran esta norma, especialmente a sabiendas de que en un momento dado el director espiritual general o el subdirector espiritual ha realizado alguna de las acciones inapropiadas mencionadas con anterioridad, será reconocido públicamente que la NKT-IKBU es espiritualmente impura. Por lo tanto, para proteger a la comunidad de la NKT-IKBU de tal impureza los miembros de la organización sin ánimo de lucro deberán esforzarse por mantener esta regla.”

Según el Reglamento interno y lo establecido para el voto de celibato, cualquier practicante ordenado que mantenga relaciones sexuales deberá abandonar su cargo. No hay ninguno que permanezca en un puesto de autoridad. Los monjes y monjas que rompan sus votos de ordenación podrán regresar a los centros de la NKT tras haber permanecido un año fuera de los mismos, pero no podrán volver a enseñar budismo kadampa. Véase el Reglamento interno, punto 11.2.

Por otro lado, los incumplimientos de la disciplina moral no merman la validez de las enseñanzas de Buda. Según los votos del Bodhisatva, debemos sentir compasión por los afectados y no juzgarlos. No obstante, podemos calificar la acción de inapropiada.

En contra de lo que se ha publicado en varios foros, no se encubre nada: en cuanto sale a la luz cualquier caso de mala conducta y hay pruebas suficientes, siempre se han tomado medidas para separar a los transgresores de sus cargos. Algunos se han ido voluntariamente y la mayoría han expresado su pesar por el perjuicio causado a la fe de los demás practicantes. Nadie está causando sufrimiento a nadie con maldad; todos podemos ser víctimas de las flaquezas humanas.

Nunca hemos afirmado ser perfectos, por supuesto, porque no lo somos. Pero estamos intentado aprender de estos incidentes y evitar que ocurran conductas inapropiadas en el futuro. Una de las funciones del Reglamento interno es ser una "Guía para la disciplina moral" y explicar la manera de proceder en tales circunstancias. Las normas son aplicables a todos los miembros de la organización: el director espiritual general, el subdirector espiritual, los directores espirituales nacionales, los maestros residentes y los directores administrativos de los centros de Dharma de la NKT, así como a todos los residentes; todo el mundo debe responder de sus acciones.

La NKT es una organización relativamente reciente: que maestros, monjes y monjas rompan sus votos, incluso los más veteranos, no es un problema para la NKT; cada tradición budista tiene sus propios escándalos sexuales porque los seres humanos son imperfectos. En la tradición tibetana, algunos lamas famosos y venerados han sido acusados públicamente de abusos sexuales. Hasta Buda tuvo que afrontar este problema con algunos de sus monjes. El motivo de que un monje o monja con la ordenación completa tenga tantos votos es que cuando Buda establecía un voto, los monjes encontraban la manera de sortearlo para mantener una mala conducta sexual, así que Buda tenía que introducir otro voto para ponérselo más difícil. Estamos intentando hacer lo mismo con nuestro Reglamento interno, pero sin duda llevará tiempo.