Calumnia: En la NKT son unos fanáticos

Verdad: En la NKT no somos unos fanáticos porque respetamos todas las religiones y el derecho de los demás a elegir su propia práctica, al igual que nosotros elegimos practicar las enseñanzas de nuestra tradición mahayana.

La NKT-IKBU estudia y practica su propia tradición con pureza, pero respeta sinceramente otras tradiciones espirituales. Este punto se incluye en el Reglamento interno de la NKT (Regla 8.3 de Una guía para la disciplina moral – Reglamento interno de la NKT-IKBU de 2008)

El fanatismo consiste en discriminar a otras tradiciones, religiones o escuelas. Implica ser intolerante o de mentalidad estrecha. Algunas personas se equivocan al pensar que no ser fanático significa realizar prácticas de todas las tradiciones cuando, en realidad, lo que significa es sentir respeto por todas las tradiciones y no criticarlas. También supone practicar todas las enseñanzas de una misma tradición espiritual, sin rechazar unas y aceptar otras.

A raíz de las declaraciones del Dalai Lama, la NKT se enfrenta con el problema de haber quedado relegada a la condición de mera “rama” sectaria del budismo, en lugar de figurar como parte de la corriente principal del mismo. El Dalai Lama afirma que la práctica de Doryhe Shugden fomenta el fanatismo, pero paradójicamente es él quien, contraviniendo la legalidad, está imponiendo una prohibición a una tradición religiosa de cerca de cuatrocientos años de antigüedad.

Fragmento de una entrevista de Donald López, Jr. a Gueshe Kelsang Gyatso publicada en la revista Tricycle Magazine, en el número de primavera de 1998:

LÓPEZ: Teniendo en cuenta que siente una gran devoción por Doryhe Shugden y que ha fundado la Nueva Tradición Kadampa, ¿cree que la visión, meditación y práctica de Yhe Tsongkhapa son las más completas de todo el budismo tibetano? ¿Acaso solo se puede alcanzar la iluminación con las enseñanzas de Yhe Tsongkhapa? ¿O también es posible alcanzarla en las tradiciones ñingma o kagyu?

GUESHE KELSANG GYATSO: ¡Por supuesto! Creemos que tanto los ñingmapas como los kagyupas tienen un camino completo, por supuesto. No solamente los guelugpas. Creo que los ñingmapas tienen un camino completo. Y, cómo no, los kagyupas son muy especiales. Nosotros valoramos enormemente el ejemplo de Marpa y Milarepa (del linaje kagyu). Milarepa dio un ejemplo inmejorable de devoción al Guru. Pues claro que tanto los kagyupas como los ñingmapas y los sakyapas poseen un camino completo hacia la iluminación. Muchos ñingmapas y kagyupas practican con gran sinceridad y no se limitan a estudiar a nivel intelectual. Creo que algunos practicantes guelugpas tendrían que seguir su ejemplo práctico. Pero no es preciso que mezclemos nuestras tradiciones. Cada tradición tiene sus propias buenas cualidades extraordinarias, y es muy importante que no las pierda. Cada uno debería centrarse en su propia tradición y conservar sus buenas cualidades, manteniendo siempre buenas relaciones con las demás sin discutir con ellas ni criticarlas. Esto es lo que me gustaría pedir: deberíamos mejorar nuestras respectivas tradiciones al tiempo que mantenemos buenas relaciones entre nosotros.