Calumnia: En los años noventa la NKT tuvo mala prensa en las principales publicaciones de lengua inglesa

Verdad: Esto es cierto y dañó terriblemente la reputación de la NKT. Sin embargo, incluso los principales medios de comunicación pueden tener prejuicios y no contrastar sus noticias. Los artículos de The Guardian, The Independent y Newsweek, que aparecieron en torno a las mismas fechas, favorecían de forma bochornosa al Dalai Lama y la Casa del Tíbet, carecían de un trabajo sólido de investigación previa y, dando por hecho que el Dalai Lama decía la Verdad, estaban repletos de perniciosas acusaciones. Fueron refutados en su momento punto por punto. Sin embargo, mientras que estas refutaciones y las cartas al director (y a los abogados) aparecen muy rara vez en Internet, los detractores de la NKT han reproducido los artículos hasta la saciedad aprovechando el prestigio de estas publicaciones.

Las críticas generalizadas contra la NKT comenzaron en abril de 1997 con la publicación de un artículo injurioso en la revista Newsweek, en el que tanto el Dalai Lama como Robert Thurman formulaban Calumnias contra la NKT sin dejar que esta se defendiera. Estos son algunos fragmentos del artículo: “En 1991 un monje veterano llamado Kelsang Gyatso fundó una nueva orden de Doryhe Shugden que tiene su sede en Inglaterra y que se denomina Nueva Tradición Kadampa (NKT). La NKT se expandió rápidamente prometiendo recompensas espirituales a cambio de dinero”. Una charlatanería indecente que contribuyó a desencadenar el enfrentamiento con el círculo cercano al Dalai Lama.

Otro fragmento:

“Los seguidores de Shugden siempre han creído que su dios les puede conceder favores terrenales, y la NKT se ha aprovechado al máximo de esta creencia. Aunque es poco conocida en Oriente, la NKT ha logrado, con astucia, extender [la práctica de] Doryhe Shugden en Europa. Es la rama del budismo que más se ha expandido en el Reino Unido, donde ahora cuenta con unos tres mil miembros, una próspera editorial en Londres y mansiones por todo el país que hacen las veces de ‘Centros de Dharma’. Tanto los medios de comunicación londinenses como el Dalai Lama han denunciado que se trata de una secta que despluma a sus seguidores. ‘Nadie rezaría a Buda para que prosperara su negocio, pero acuden a Shugden para que les conceda estos favores… En esto es en lo que ha pasado a ser como un culto a un espíritu’, declaró el Dalai Lama a NEWSWEEK. ‘Es una gran lástima... una tragedia.’”

Estas mentiras acerca de la NKT tienen un origen: el Dalai Lama. Este ha mentido a los medios de comunicación sobre la NKT para debilitarnos, de la misma manera que ha intentado debilitar la tradición kagyu con la controversia en torno al Karmapa y la tradición guelugpa con la polémica acerca de Doryhe Shugden.

En el pasado, gran parte de los medios de comunicación occidentales se han sentido inclinados a creer las afirmaciones del Dalai Lama sin investigar demasiado. Ello puede deberse a que el Dalai Lama es ya una institución, tiene un nombre famoso, un gigantesco equipo de relaciones públicas, es una celebridad y le sobra el dinero. Sea cual sea la razón, hasta ahora la NKT ha tenido grandes dificultades para conseguir que su versión se escuche con justicia.