Calumnia: La NKT es un grupo disidente de las principales tradiciones budistas tibetanas

Verdad: Se dice que la NKT es un cisma del Dalai Lama, pero el Dalai Lama es el líder político de los tibetanos en el exilio y no el representante de ninguna de las cuatro escuelas de budismo tibetano ni del budismo mahayana en general, y por lo tanto, no hay cisma posible. Aunque muchos tibetanos consideran que el Dalai Lama encarna el poder religioso y político y que es un rey todopoderoso, no es el líder espiritual de todos los tibetanos ni de todos los budistas mayahanas, y tampoco de la NKT.

Además, uno de los principios esenciales del budismo mayahana es que los practicantes escogen libremente a su Guía Espiritual o líder espiritual. En el budismo no hay ningún Papa.

La NKT es una tradición budista internacional fundada por Gueshe Kelsang que está estructurada de acuerdo con los principios occidentales de elección y organización (véase el Reglamento interno). Somos una tradición independiente sin afiliaciones políticas o religiosas y nuestro representante no es el Dalai Lama sino nuestro director espiritual general elegido democráticamente. En la actualidad, el representante de nuestra tradición es Gueshe Kelsang. En 2009, cuando se retire, su sucesor será elegido mediante un procedimiento democrático y por un período de cuatro años.

Seguimos la tradición pura guelugpa que procede de Yhe Tsongkhapa (1357-1419). Aunque las enseñanzas de Yhe Tsongkhapa provienen de Buda Shakyamuni y fueron transmitidas hasta él a través de un linaje puro de maestros, su presentación es especialmente apropiada para los occidentales y otros practicantes de hoy día. Antes de fallecer, Kyabyhe Triyhang Rimpoché aconsejó a Gueshe Kelsang que enseñara de acuerdo con las necesidades de sus estudiantes occidentales. La presentación que ofrece Gueshe Kelsang de las enseñanzas ha sido concebida con el permiso y estímulo de Triyhang Rimpoché, su Guru raíz. A juzgar por el número creciente de estudiantes kadampas en todo el mundo, esta presentación está funcionando bastante bien.

También nos diferenciamos de las tradiciones budistas tibetanas en que no recitamos oraciones en tibetano, no confiamos en oráculos, no reconocemos a los tulkus (reencarnaciones de maestros), no celebramos bailes religiosos ni usamos molinillos o banderas de oraciones ni otros elementos propios de la cultura tibetana. No participamos en ningún tipo de actividad política, incluida la política tibetana y su campaña para liberar al Tíbet.

Cuando el budismo se introdujo en el Tíbet, procedente de la India, ¿fue el budismo tibetano un grupo disidente de las principales tradiciones indias? No, fue una nueva presentación de las enseñanzas de Buda Shakyamuni. De la misma manera, la NKT es una nueva presentación de las enseñanzas de Yhe Tsongkhapa. Somos una tradición budista internacional, no tibetana; por tanto, no somos un grupo disidente.