Calumnia: La NKT se ha financiado con ayudas del gobierno

Verdad: La NKT nunca ha obtenido ayudas de forma fraudulenta. Fue a mediados de los noventa cuando se formularon estas acusaciones, pero el gobierno llevó a cabo una investigación y, al resultar falsas, la NKT quedó absuelta (por desgracia, no antes de que los periódicos The Guardian y The Independent informaran de manera irresponsable sobre estas acusaciones sin antes contrastar la noticia con las oficinas locales de desempleo y de ayudas para la vivienda).

Es cierto que algunos centros kadampas del Reino Unido han obtenido ingresos alquilando habitaciones a residentes que percibían ayudas para la vivienda por hallarse desempleados o por no disponer de rentas suficientes. Es perfectamente legítimo destinar la ayuda para la vivienda para pagar un alquiler. Como alojamientos, los centros kadampas tienen legalmente derecho a obtener tales ingresos de sus residentes.

La NKT también es responsable de haber creado cientos de puestos de trabajo en la enseñanza, dirección, educación, tecnología de la información, arte y diseño, en las editoriales Tharpa y en establecimientos de hostelería como los Hoteles y Cafés de la paz, entre otros. En ocasiones, estos puestos de trabajo están desempeñados por personas que, de no encontrarse trabajando, habrían tenido que solicitar la prestación por desempleo.