Calumnia: La NKT venera a un espíritu

Verdad: En la NKT nadie rinde culto a ningún espíritu. Esta insinuación es ofensiva, infundada y supersticiosa.

Hay quien da a entender que los estudiantes y maestros de la NKT son tan necios que creen estar confiando en un Buda cuando, sin darse cuenta, están venerando a un espíritu. Esta observación refleja desconocimiento y condescendencia.

Como en todas las tradiciones budistas, los objetos de refugio de los practicantes de la NKT son Buda, el Dharma (las enseñanzas) que impartió y la Sangha (la comunidad espiritual) que sigue estas enseñanzas. Al comienzo de cada clase y sesión de meditación recitamos la Oración liberadora, una alabanza a Buda Shakyamuni escrita por Gueshe Kelsang. Como budistas, nunca nos refugiamos en ningún objeto que no sean las Tres Joyas: Buda, el Dharma y la Sangha.

Como parte de su práctica espiritual, los practicantes de la NKT confían en el Protector del Dharma Doryhe Shugden, a quien consideran inseparable del Buda de la Sabiduría Manyhushri, para que les ayude a lograr realizaciones de las enseñanzas de Buda, tanto del sutra como del tantra. El Dalai Lama ha rechazado esta visión que recibió de sus propios maestros, y de forma equivocada afirma que Doryhe Shugden es un espíritu maligno. Sin embargo, no deja de ser su opinión, porque hay muchos lamas guelugpas y sakyapas y practicantes en general que están en total desacuerdo con él y muchas pruebas válidas de que Doryhe Shugden es un Buda.

Son las declaraciones del Dalai Lama sobre este tema la causa principal de la demonización y marginación que hoy día padecen los estudiantes de la NKT en todo el mundo. No obstante, estas declaraciones poseen una motivación política y no se basan en ninguna verdad ni en las experiencias de ningún practicante. Para más información acerca de esta controversia y de los argumentos prácticos, históricos y doctrinales con que refutamos las opiniones del Dalai Lama, puedes visitar la siguiente página: http://WisdomBuddhaDorjeShugden.org/