Calumnias contra la Nueva Tradición Kadampa

Calumnia: En la NKT animan a dar dinero a la organización

Verdad: Se establecen unos precios muy razonables (en comparación con muchas otras organizaciones religiosas y no religiosas) por las clases, los cursos y los retiros, y en los centros residenciales se cobra un alquiler por el alojamiento. Conforme a los estatutos de los centros de la NKT, ninguna parte de los ingresos netos o bienes del centro podrá ser pagada para el beneficio de sus directores, apoderados, empleados, maestros, miembros o cualquier otra persona individual.

Muchos miembros de la NKT están esponsorizados para que puedan desempeñar la función de maestro y otras tareas administrativas. La NKT ha creado cientos de puestos de trabajo en todo el mundo y ha enseñado a muchas personas a realizar actividades que posteriormente han aprovechado para encontrar otro trabajo.

Calumnia: La NKT se ha financiado con ayudas del gobierno

Verdad: La NKT nunca ha obtenido ayudas de forma fraudulenta. Fue a mediados de los noventa cuando se formularon estas acusaciones, pero el gobierno llevó a cabo una investigación y, al resultar falsas, la NKT quedó absuelta (por desgracia, no antes de que los periódicos The Guardian y The Independent informaran de manera irresponsable sobre estas acusaciones sin antes contrastar la noticia con las oficinas locales de desempleo y de ayudas para la vivienda).

Calumnia: La NKT está financiada por el gobierno chino

Verdad: Esto no es cierto. En el punto 3 del Reglamento interno se establece lo siguiente:

“La NKT [Nueva Tradición Kadampa] será siempre una tradición budista totalmente independiente, y la NKT-IKBU no tendrá ninguna afiliación política”.

La NKT no ha tenido ni tendrá nunca afiliación política alguna con el gobierno chino o tibetano. Mezclar la religión con la política da lugar a muchos problemas, como los surgidos a raíz de las interferencias políticas del Dalai Lama en las cuatro escuelas de budismo tibetano. Es habitual que a los detractores del Dalai Lama se les tache de simpatizantes chinos (aunque, a menudo, reciben calificativos mucho peores) o se les acuse de recibir dinero del gobierno chino, pero en el caso de la NKT-IKBU, la acusación es completamente falsa.

Calumnia: La NKT cobra precios excesivos por las clases de Dharma

Verdad: En nuestra tradición el Dharma se da gratuitamente, pero para cubrir los gastos de tener un centro o una rama en un local alquilado, se cobra una cantidad por el uso del local o se propone un donativo. En el caso de cursos de fin de semana o de más días, también se cobra por el alojamiento.